lunes, 1 de julio de 2013

20º Lunes de Ortografía: ¿Juntos o por separado?

¡Hola a todos! Este lunes seguimos aclarando la correcta escritura de algunas palabras. La semana pasada vimos las palabras que podían aparecer escritas de forma distinta sin cambiar por ello el significado; en esta ocasión vamos a repasar las secuencias que según se escriban en una o más palabras cambian de significado. ¡Así que atentos!, a ver si estáis diciendo algo totalmente distinto a lo pretendido ;D


n Aguadulce: en algunos países hispanoamericanos, “cocción de agua y panela”, también es el nombre de una localidad almeriense (Andalucía, España); hay que distinguirla de la expresión en dos palabras agua dulce (“agua de poco o ningún sabor, por contraposición a la del mar o a las minerales”).
n Aguadura: se trata de una enfermedad de las caballerías, derivado de aguar; no se debe confundir con la forma compuesta agua dura (“agua que contiene carbonatos y bicarbonatos de calcio y magnesio”).
n Aparte: puede tratarse de un adjetivo (“distinto o singular”: Eso era caso aparte), un sustantivo masculino (“conversación entre dos o más personas al margen de otras presentes”: La llamó y en un aparte se le declaró), o un adverbio (“en otro lugar”: Tomó varias páginas más y las escritas las dejó aparte). No debe confundirse con la combinación de la preposición a y el sustantivo parte (La lanza le atravesó el corazón de parte a parte).
n Apropósito: se trata de un sustantivo que designa una breve pieza teatral de circunstancias (Su primera obra fue un interesante apropósito). No debe confundirse con la locución a propósito (“adecuado”: Llevaba un vestido muy a propósito para aquella fiesta; “adrede”: No des excusas, sé que lo dijiste a propósito; y “por cierto”: A propósito, ¿ya sabes qué día es la cita?).
n Avemaría: hay que distinguir esta palabra que designa una plegaria católica dirigida a la virgen (Hija mía, de penitencia rezarás tres padrenuestros y tres avemarías) de la forma en dos palabras Ave María, que designa la pieza musical basada en esta oración (El Ave María de Schubert), la fórmula introductoria al sacramento de la confesión (–¡Ave María Purísima. –Sin pecado concebida) o como expresión de asombro (¡Ave María, qué lío has formado aquí!).
n Contrarreloj: en una sola palabra se refiere a un tipo de carrera en la que los participantes se clasifican según el tiempo que tarden en llegar a la meta (El español Contador ganó de nuevo la etapa de contrarreloj); en dos palabras, contra reloj, se trata de la locución adverbial con el sentido de “con suma urgencia o con un plazo de tiempo perentorio” (Es ese tipo de trabajos que siempre se termina a contra reloj y maldiciendo al incompetente del jefe).
n Demás: funciona como adjetivo (“lo restante”: Se reunieron los delegados, los secretarios y demás chupatintas) o pronombre indefinido (“lo/s otro/s”: Ella se puso en pie y los demás se callaron al instante). No debe confundirse con la locución de más (“demasiado”, “de sobra”: Siempre es mejor hacer una copia de más, por si acaso; Nunca está de más).
n Entorno: en una sola palabra significa “ambiente”, “lo que rodea” (A él no lo saques de su entorno urbano, moriría del susto con el primer bicho que viera); escrito en dos palabras, en torno, se trata de una locución que significa “alrededor” (Colocó las tres sillas en torno a la mesa), “aproximadamente” (Allí había en torno a mil personas) o “sobre o acerca de” (No puedo contarte nada en torno a ese tema).
n Entrambos: se trata de un adjetivo o pronombre poco usado hoy día (Lo sujetó entrambas manos y luchó por no desmayarse). No debe confundirse con la secuencia en dos palabras entre ambos (Siempre ha habido una buena amistad entre ambos vecinos).
n Exabrupto: este sustantivo (“dicho o ademán inesperado e inconveniente”: Y le soltó tal exabrupto que los allí presentes no sabían dónde meterse) no debe confundirse con la locución latina ex abrupto (“de repente, de improviso”: Se paró allí y, ex abrupto, se puso a recitar a Góngora).
n Malentendido: no debe confundirse este sustantivo (“mala interpretación o equivocación”: No le demos más más vueltas, ha sido un simple malentendido) con la secuencia constituida por el adverbio mal y la forma entendido (La fe mal entendida difiere poco de cualquier otro fundamentalismo).
n Porciento: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “porcentaje o tanto por ciento” (Los bancos y grandes empresas incluso han visto aumentar el porciento de ganancias con la crisis); en dos palabras, por ciento, se utiliza para la expresión de porcentajes (Los beneficios subieron un veinte por ciento).
n Pormenor: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a un “detalle o aspecto secundario de un asunto” (Me explicó todos los pormenores de la agencia); en dos palabras, por menor, se trata de la locución que significa “detalladamente” (No es necesario que describa por menor el asunto), o al por menor para designar pequeñas cantidades (Vende fruta y verdura ecológicas al por menor).
n Porvenir: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “tiempo futuro” (Está estudiando y labrándose un porvenir); en dos palabras, por venir, se trata de la locución adjetiva que indica “futuro, venidero” (Aún quedan muchas aventuras por venir) o la secuencia de la preposición por y el infinitivo venir (Todavía quedan invitados por venir).
n Quehacer: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “tarea u ocupación” (Ahora mi principal quehacer es contar y dispensar pastillas todo el día); y no debe confundirse con la secuencia constituida por la conjunción o el relativo que seguido del infinitivo hacer (Tenemos que hacer mención de sus muchos méritos).
n Sinfin: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “infinidad” (En mi casa, mires donde mires, verás un sinfin de libros); en dos palabras, se trata de la locución adjetiva sin fin (“innumerable o ilimitado”: Se ocultaba tras un montón de carpetas y cuadernos sin fin).
n Sinrazón: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “cosa fuera de lo razonable o debido” (Ha optado por la sinrazón de raparse el coco y hacerse hare krishna); no debe confundirse con la secuencia formada por la preposición sin y el sustantivo razón (Te estás enfadando sin razón).
n Sinsabor: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “pesar o disgusto” (Quería ahorrarte el sinsabor de encontrarte con ella); no se debe confundir con la combinación de la preposición sin y el sustantivo sabor (¿He perdido el paladar o la fruta de hoy viene sin sabor?).
n Sinsentido: en una sola palabra se trata del sustantivo que se refiere a “cosa absurda y que no tienen explicación” (Que sigas defendiendo ese argumento es un total sinsentido); no se debe confundir con la combinación de la preposición sin y el sustantivo sentido (No paraba de vociferar palabras sin sentido).
n Sinvergüenza: en una sola palabra se trata de un sustantivo o adjetivo que se refiere a “inmoral o descarado”  (¡Menudo ramillete de sinvergüenzas!); no debe confundirse con la combinación de la preposición sin y el sustantivo vergüenza (Se plantó ante todos y defendió su postura sin vergüenza ni complejos).
n Sobretodo: en una sola palabra se trata del sustantivo que designa una prenda de vestir, larga y con mangas, que se lleva encima de las demás prendas (María José siempre llevaba su sempiterno sobretodo); no se debe confundir con la locución adverbial sobre todo (“especialmente, principalmente”: Nos vemos el lunes que viene, ¡y sobre todo cuidado con la ortografía!).


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bienvenidos y esperados, ayudan a mejorar el blog. Por eso eres libre de comentar lo que quieras, pero siempre desde el respeto y la educación.