lunes, 29 de julio de 2013

24º Lunes de Ortografía: Mayúsculas y Minúsculas II

¡Hola a todos! Este lunes seguimos explicando la correcta escritura con mayúsculas y minúsculas tras la publicación de la Ortografía de la lengua española (2010). ¿Preparados? Pues allá vamos, ¡a despejar dudas! ;)


Animales y Plantas

Los nombres propios de animales y plantas, al igual que los de persona, se escriben con inicial mayúscula  (Dolly; Chita; Pluto; Telperion, nombre de uno de los árboles que dan luz al reino de Valinor en la novela El Silmarillion, de J. R. R. Tolkien).

En cambio, los nombres científicos y taxones zoológicos y botánicos (los nombres latinos que se emplea en la nomenclatura científica internacional para designar las distintas especies y subespecies) se escribe con inicial mayúscula su primer componente (el que especifica el género), y con inicial minúscula el segundo componente (el que especifica la especie) o tercer componente (el que especifica la subespecie). Además, al tratarse de latín, el nombre debe ir en cursiva (“Admirad al Felis silvestris catus, nombre científico del gato común europeo”).

Pero cuando usamos el nombre español que designa a animales o plantas, el nombre vernáculo, este se escribe con inicial minúscula y en letra redonda (“El escarabajo pelotero es un coleóptero”). Aunque no os extrañe si los veis escritos con mayúscula en textos especializados; a estas alturas ya habréis advertido que no son muchos los que siguen las normas ortográficas actuales, ni tan siquiera todas las editoriales :S

En cuanto a las razas de animales, también se escriben con inicial minúscula, incluso cuando la denominación procede de otras lenguas, se hayan adaptado gráficamente al español o no (cerdo ibérico, gato persa, pastor alemán, dóberman, collie, bulldog, rottweiler). Cuando estos nombres están compuestos por más de una palabra y contienen un topónimo o un nombre propio, se mantiene la mayúscula inicial de estos (tigre de Bengala, gato de Angora, perro de Terranova); sólo cuando se generaliza su uso y se utiliza de forma independiente se escribe con minúscula (chihuahua, un terranova).


Lugares

Los nombres propios de continentes, países, ciudades y localidades se escriben con inicial mayúscula (El Salvador, Buenos Aires, La Paz, San José del Estero, Eurasia). Asimismo, cuando uno de estos nombres pluriverbales incluye un sustantivo genérico de carácter geográfico, se escribe con mayúscula inicial (Cabo Verde, Ciudad del Cabo, Islas Cook, Puerto Rico, Países Bajos), a diferencia de aquellos otros en lo que sólo funciona como un mero nombre común categorizador, que deben escribirse con minúscula (la ciudad de Panamá, el país de Gales).


Las denominaciones de carácter antonomástico se escriben con mayúscula inicial (la Ciudad Eterna, por Roma; el Nuevo Mundo, por América; la Santa Sede, por el Vaticano). Asimismo se comportan las denominaciones abreviadas o alternativas de carácter coloquial (De Efe, por México D. F.; los Madriles, por Madrid; Barna, por Barcelona; Chago, por Santiago de Chile).

Cuando estos topónimos se utilizan como nombres comunes genéricos para designar lugares que presentan el rasgo característico del referente original, se escriben con inicial minúscula (Nueva York es una babilonia posmoderna; El país se llenó de pequeñas numancias resistentes; Este chico vale un potosí).

Los nombres propios de accidentes geográficos se escriben con mayúscula inicial, pero los sustantivos comunes genéricos que los acompañan con minúscula (océano Pacífico, mar Mediterráneo, el lago Titicaca, el embalse de San Juan, el cabo de Hornos, el golfo de México, las islas Galápagos, el canal de Panamá). Aunque algunos nombres llevan un sustantivo genérico como parte inherente, caso en el que deben escribirse con mayúscula inicial (Sierra Morena, Playa Girón, los Picos de Europa, las Montañas Rocosas).

En cambio, cuando nos referimos al accidente geográfico utilizando un sustantivo genérico seguido de un adjetivo derivado del topónimo, se escriben ambos con minúscula inicial (cordillera andina, meseta castellana, islas británicas, península ibérica).

En los nombres de barrios, distritos o urbanizaciones sólo se escribe con mayúscula el término específico, no así el sustantivo genérico precedente (barrio de Lavapiés, barrio de las Letras, distrito de Chamberí, urbanización Los Rosales). Sólo se escribirán con mayúscula estos sustantivos genéricos cuando forman parte de una expresión que así lo exige, como ocurre con los nombres de asociaciones u organizaciones (Asociación de Vecinos del Barrio de las Letras).

En los nombres de edificios, monumentos y sedes de entidades o instituciones con carácter monumental, se admite escribir el sustantivo genérico que acompaña al nombre propio tanto con mayúscula como con minúscula (el Coliseo; el Partenón; la Casa de América; la Catedral de Sevilla o la catedral de Sevilla; la Pirámide del Sol, los Reales Alcázares, la Torre Eiffel o la torre Eiffel). Las denominaciones de carácter coloquial que se emplean como alternativas estilísticas también se escriben con mayúscula inicial (el Pirulí, por Torrespaña; la Bombonera, por el estado del Boca Juniors argentino).

Por otra parte, los sustantivos y adjetivos comunes con los que se designan las diversas estancias o recintos de que se compone un edificio se escriben con minúscula (el despacho oval de la Casa Blanca, el oratorio del Palacio de Gobierno, la sacristía de San Francisco el Grande, la capilla Pazzi, el salón de baile del Palacio Real), excepto cuando una denominación toma ya carácter de nombre propio, en cuyo caso se escribirá también con mayúscula (la Galería de los Espejos en el Palacio de Versalles; el Patio de los Leones en la Alhambra; el Salón de los Pasos Perdidos en el Capitolio de La Habana).

En los nombres de puertos, aeropuertos y estaciones se escribe con minúscula el sustantivo genérico, y con mayúscula, el nombre propio al que acompañan (puerto de Atenas, aeropuerto de Barajas, estación de Santa Justa y Rufina). Sólo se escriben ambos sustantivos con mayúscula cuando la expresión completa no se refiere al espacio físico, sino a la entidad u organismo que gestiona su actividad (El Puerto de Bilbao).


Los sustantivos genéricos que encabezan los nombres de calles y espacios urbanos deben escribirse con minúscula, reservando la mayúscula para el nombre específico (avenida Diagonal, calle Mayor, paseo de La Habana, la cuadra 31, plaza de Armas, glorieta de Embajadores, rambla de San Antonio, cuesta de la Vega, travesía de los Desamparados, parque del Oeste). Los nombres de vías o espacios urbanos traducidos o tomados de otras lenguas se escriben con mayúscula inicial, incluso el sustantivo genérico que los acompaña cuando este va pospuesto al nombre propio (la Sexta Avenida, el Central Park, Downing Street, Potsdamer Platz).


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bienvenidos y esperados, ayudan a mejorar el blog. Por eso eres libre de comentar lo que quieras, pero siempre desde el respeto y la educación.