lunes, 23 de septiembre de 2013

32º Lunes de Ortografía: Puntos Suspensivos (. . .)

¡Hola a todos! Este lunes vamos a hablar de los puntos suspensivos (…), ese signo de puntuación formado por tres puntitos, sola y exactamente tres, que se usa para, como su propio nombre indica, dejar en suspenso el discurso.


La escritura correcta de los puntos suspensivos es a continuación de la palabra o el signo que los precede y pegados a estos, y separados por un espacio o el signo que los sigue. por ejemplo: No sé cuántos eran... puede que quince o veinte.
No obstante, si a los puntos suspensivos les sigue otro signo de puntuación, no se deja espacio entre ambos. Por ejemplo: ¿Pero qué...?

Por otra parte, si los puntos suspensivos cierran el enunciado, acabando la frase, la palabra siguiente debe escribirse con mayúscula inicial: Si no quisiera hacerlo... Mejor no pensar en ello.
Pero si no cierran el enunciado y este continúa tras ellos, la palabra que sigue se inicia con minúscula: No sé qué hacer... puede que al final no vaya.

Sabiendo ya cómo han de escribirse, hablemos ahora de los usos de los puntos suspensivos:

a) Indican una pausa transitoria que expresa duda, temor, vacilación o suspense
No lo sé... Tal vez sí.
Tuvo que irse precipitadamente... Espero que no fuera nada grave.
—Yo... solo... estoy... Es solo que... —balbuceaba.
Si yo te contara...
Cuando se está reproduciendo por escrito un diálogo, también se usan para indicar que el interlocutor ha sido interrumpidoy/o cortado en su discurso por cualquier motivo:
—Pero...  // —Sin peros —me interrumpió.
—Muchas gra —No terminó la frase, se quedó estupefacto mirándola.

b) Señalan la interrupción voluntaria de un discurso cuyo final se conoce o se sobreentiende
Algunos eran muy buenos, pero otros...
Este uso es muy frecuente cuando se reproduce un refrán o un fragmento literario de sobra conocido: 
No seas bruto, que te lo vas a cargar. Más vale maña...
Llevábamos ya varios kilómetros cuando comenzó a recitar: «Caminante no hay camino...».

c) Insinúan, evitando tener que decirlo, expresiones o palabras malsonantes o inconvenientes: 
¡Eres un hijo de...! 
¡Me cago en...
A veces se colocan tras la letra inicial del vocablo que se insinúa: 
Vete a la m... Ni se te ocurra volver por aquí.

d) Dejan el enunciado incompleto y en suspenso deliberadamente: 
Hay algo que...
¿Sabes quién estuvo? Nunca lo adivinarías...

e) Enfatizan y alargan entonativamente un texto, sin intención de interrumpir el discurso: 
Las cosas... de otro modo.
Al menos no la parte en la que hablamos... vestidos.

f) Al final de enumeraciones abiertas o incompletas, siendo equivalentes a “etcétera” o su abreviatura “etc.”: 
Tenía de todo en la mochila: bolígrafos, cuadernos, gomas, clips, CD, post-it...
Debe evitarse, por ser redundante, la aparición conjunta de ambos elementos:
Tenía de todo en la mochila: bolígrafos, cuadernos, gomas, clips, ... etc.
Tenía de todo en la mochila: bolígrafos, cuadernos, gomas, clips, etcétera...

g) Cuando van entre corchetes [...] o entre paréntesis (...), indican la supresión de una palabra o un fragmento en una cita textual:
«Fui don Quijote de la Mancha y soy agora […] Alonso Quijano el Bueno» (Cervantes Quijote II [Esp. 1615]).

Veamos ahora el uso de los puntos suspensivos en combinación con otros signos de puntuación:

a) Pueden colocarse otros signos de puntuación tras los puntos suspensivos, tales como la coma, el punto y coma y los dos puntos, sin dejar entre ambos signos ningún espacio de separación:
Hombres lobo, vampiros, demonios, hobbits, gigantes, elfos, brujas..., todos los seres que se te ocurran.
Le han pasado el antivirus, desfragmentado la memoria, limpiado el caché...; ya debería de funcionar.
Pensándolo bien...: mejor que no se presente.

b) Los puntos suspensivos se escriben delante de los signos de cierre de interrogación o de exclamación si el enunciado interrogativo o exclamativo está incompleto
¡Te expliqué claramente que...! Olvídalo, no lo entenderías.
Si está completo, los puntos suspensivos se escriben detrás, sin espacio de separación: 
¿A qué se refería?... ¡Oh, no! Me preguntó si deseaba ir, y como una imbécil le dije que sí.

c) Cuando los puntos suspensivos finalizan el enunciado, no debe añadirse un punto de cierre, así se escribirán solo tres puntos
Cada árbol era de una especie diferente: robles, eucaliptos, nogales, pinos, encinas, sauces...

Como EXCEPCIÓN, si los puntos suspensivos van detrás de una abreviatura, se suma a ellos el punto que cierra esta, así que se escribirán cuatro puntos en total
Algunas abreviaturas con tilde son pág., cód., admón....
—Te llamaron cuando no estabas, era el Sr.... No recuerdo el nombre.

Pues hasta aquí la entrada de hoy, pero no os preocupéis, la semana que viene volveremos con más ;D Esperamos que estas píldoras ortográficas os sean de utilidad. 
¡Muy buena semana a tod@s!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bienvenidos y esperados, ayudan a mejorar el blog. Por eso eres libre de comentar lo que quieras, pero siempre desde el respeto y la educación.