jueves, 28 de febrero de 2013

Concurso 2º Aniversario en El Club de las Escritoras


¡Hola, utópic@s! 

La noticia que os traigo hoy anda circulando por las redes desde hace días, no obstante, es tan interesante y especial que se merece una entrada en este pequeño espacio virtual. 

Se trata del 2º aniversario de El Club de las Escritoras, y para celebrarlo, su administradora, Dulce (D. C. López), ha organizado un gran sorteo nacional e internacional donde se sortearán casi 100 libros.

Para esta ocasión tan especial, muchos soci@s del Club, incluida una servidora, han donado sus obras para el sorteo [Dulce amenazó con torturarnos si no lo hacíamos ☺]. Así que, en formato digital o papel, podéis optar a ganar varios de los lotes que se sortean con los libros de Brianna Callum, Karol Scandiu, Déborah F. Muñoz, Enrique García, Camila Winter, Jonaira Campagnuolo, Olga Salar, Alexandra Risley, Irene Comendador, Cristina Caviedes..., y muchos más (demasiados para enumerarlos aquí).

Y como ya he mencionado antes, una servidora tiene el honor de participar donando mi novela Terrores Nocturnos y unos regalitos que la acompañan (lote 46) :D


Tenéis hasta el día 25 marzo para participar y llevaros algunos de los estupendos lotes de libros que se sortean. Aunque eso no es todo, solamente por participar ganaréis automáticamente un lote sorpresa (mirad las bases). 

En el siguiente link encontraréis toda la información sobre las bases, el modo de participar, los lotes sorteados, etc.: 

Es seductora la idea, ¿verdad? Pues ya sabéis, ¡todo el mundo a participar!!!

martes, 26 de febrero de 2013

Relato corto: Hostal Vanhttos

¡Hola utópic@s! 

Hoy quiero compartir con vosotros un relato que le prometí escribir a mi querido amigo Diego M., y que está inspirado en los variopintos alojamientos en los que ha estado durante sus viajes. Así que aquí os lo dejo, dedicándoselo con mucho cariño y esperando que disfrutéis de la lectura ;)


  Llovía ferozmente, diluviaba, una capa densa de agua se deslizaba por el parabrisas, como una cortina tupida que le impedía a Darío ver la carretera. Los faros del coche se esforzaban por iluminar la oscuridad, aunque no podían; solo los amenazantes rayos alumbraban intermitentemente el camino. Con la iluminación de uno de esos relámpagos Darío consiguió ver el cartel que señalizaba un hospedaje a pocos kilómetros.
    «Quizás debería pasar la noche ahí», pensó, aunque no le gustaba la idea de perder otro día en el viaje, pero sabía que seguir conduciendo con ese tiempo sería una temeridad, no conseguía ver nada, siquiera si iba o no dentro del carril. Mientras sopesaba las opciones, el coche patinó sobre el asfalto mojado y durante unos segundos perdió el control.
   —¡Joder! —gritó Darío con el corazón latiendo a mil por hora cuando consiguió enderezarlo.
    Si le quedaba alguna duda, se había disipado, definitivamente pasaría la noche allí y continuaría el viaje por la mañana. Tomó el desvío para entrar en una carretera de mala muerte llena de baches y al salir de una curva apareció ante él la baja edificación de las habitaciones coronada con un letrero luminoso que rezaba «Hostal Vanhttos»; y detrás de esta, un viejo y enorme caserón del mismo estilo que el complejo de habitaciones.
Norman Bates y Psicosis fueron las primeras imágenes que llegaron a su mente al ver el conjunto de edificaciones del hostal.
    —No seas paranoico —se dijo a sí mismo volviendo a hablar solo, una costumbre que había adquirido por pasar tantas horas viajando sin compañía.
    Mientras aparcaba delante de la oficina, se percató de que no había ningún otro coche en el aparcamiento, y eso le hizo imaginar todo tipo de cosas, y no precisamente agradables. Pero también era consciente de que la tormenta y la noche cerrada lo hacía todo más lúgubre; seguramente por la mañana, con la luz del sol, ese lugar hasta sería acogedor.
   Con la maleta en la mano, salió corriendo desde el coche hasta el porche techado, aunque esos pocos metros bastaron para acabar empapado. Entró en la oficina farfullando una maldición, no obstante, las sonrisas y la cálida bienvenida de la pareja de mediana edad que le saludaban desde detrás del mostrador hizo que su mal humor se suavizara un poco. Aunque pronto volvió a incrementar por la insistencia de Ritta, la encargada del hostal, en intentar mantener una apasionada charla sobre las inclemencias climatológicas mientras formalizaban el papeleo y el pago de la habitación. Darío asentía y comentaba alguna que otra frase típica por educación, estaba claro que no tenía ganas de hablar, menos porque le costaba entenderla con el marcado acento extranjero que tenía.
   Finalmente le dio la llave y le indicó cuál era su habitación, y Klauss, el marido de Ritta, se ofreció a acompañarle y llevarle el equipaje. Declinando la oferta amablemente, se dirigió a la habitación, la última puerta que se veía en el porche, aunque antes de llegar vio unas máquinas expendedoras. A falta de un bar o una cafetería cercana, la cena consistiría en un refresco y un sándwich de la máquina, que quién sabría cuánto tiempo llevarían allí y en qué condiciones estarían, pero la otra opción era una chocolatina con el envoltorio roto y medio derretida.
    Llegó a la habitación y desde la puerta se quedó observándola, evidentemente no era un palacio, pero al menos parecía limpia, más que otros lugares donde se había alojado. Una cama, una mesilla de noche, una lámpara de pie, una silla forjada, una cómoda antigua y un televisor era todo el mobiliario que había en la habitación. También había una puerta en la pared de enfrente, el baño. Y luego estaban los cuadros, varios paisajes de montañas y bosques, al menos no eran bodegones.
   «¿Por qué a todo el mundo le da por pintar frutas en una mesa? Eso es algo que nunca llegaré a entender», pensó Darío recordando los cuadros de los muchos hostales en los que había estado por su trabajo itinerante.
   Entró en la habitación y dejó la cena sobre la cómoda, esta tenía una marca en la madera, como si hubieran puesto algo muy caliente sobre ella y se hubiera grabado la forma. Aunque era extraña, parecía que hubieran hecho un círculo grande y dentro cuatro más pequeños, pero daba la sensación de que eran a la vez más y menos profundos que el mayor. Pasó los dedos por la señal, recorriéndola, era intrigante, enigmática, incluso siniestra. Algo en aquella marca le atraía, pero en aquel momento un trueno restalló fuertemente y le devolvió a la realidad: aún con la maleta en la mano y con la ropa mojada.
   Dejando la maleta sobre la cama, sacó el pijama, después entró en el baño para ducharse, y cuando vio que el plato de ducha no tenía cortina se sintió aliviado, pues toda clase de extrañas ideas y escenas de famosas películas le pasaban por la cabeza.
     Seco y relajado ya, se acercó a la cómoda para coger la cena, aunque se quedó mirando la misteriosa marca, ahora le parecía más grande que antes, aunque eso fuese imposible. Desechando esa absurda idea, se sentó en la cama con la espalda apoyada en el cabecero, de modo que quedó frente al televisor que descansaba sobre la cómoda, pero al encender este solo encontró estática. Fue pasando los canales uno por uno, en todos lo mismo; y en ese momento recordó que Ritta había comentado algo al respecto, con la tormenta se solía ir la señal. Iba a ser una noche muy larga.
   Se dispuso a cenar en silencio, solo con el sonido de masticar y del envoltorio crujiendo cuando lo movía. La ventana hizo de improvisada televisión, lluvia y más lluvia, y de vez en cuando un rayo, ese era todo el paisaje, y aunque no era entretenido, era toda la distracción que podía tener en aquel lugar. Al menos hasta que percibió un movimiento por el rabillo del ojo y dio un respingo en la cama.
  Miró a su alrededor sobresaltado, pero no había nada ni nadie, estaba solo en la habitación. Esperó unos momentos y todo seguía en calma, únicamente con el sonido de la lluvia de fondo a un ritmo constante. Sin embargo, juraría que algo se había movido, algo cerca de la cómoda; no, no cerca de, sino en la cómoda, pero allí no había nada, el televisor estaba completamente apagado, ni siquiera tenía la luz de stand by encendida.
    —Estás tan cansado que ya ves cosas raras —se decía a sí mismo tratando de calmarse, aunque en su voz no había demasiada convicción.
   Intentando no pensar más en ello continuó con el sándwich, aunque esta vez se quedó mirando la cómoda. ¿Cómo un simple mueble podía ponerle tan nervioso?
    Se obligó a sí mismo a dejar de mirarla, la situación era ridícula, esta sería otra de esas anécdotas que contar a los amigos. Amigos…
   «Tal vez podría llamar a Andrea, aunque es tarde ya», comenzó a cavilar. «Pero seguro que aún no se ha acostado, y cuando le cuente cómo es este sitio, inventará alguna historia fantasmagórica pero divertida con la que nos reiremos».
   Decidido a llamar, cogió el móvil que había dejado sobre la mesilla, pero cuando lo tuvo en la mano vio que no tenía cobertura, solo podía llamar a emergencias.
    —Genial, simplemente genial. —La ironía llenaba cada letra de la frase.
    Enfadado por saberse incomunicado, arrojó el teléfono sobre la cama y se levantó para tirar lo que le quedaba de la improvisada cena. Después se dirigió al baño con el neceser en la mano, pero justo entonces un rayo de la tormenta exterior iluminó la habitación y las luces comenzaron a titilar mientras se escuchaba el rugir del trueno. No se atrevió ni a maldecir, no solo por el temblor de las bombillas, que le dejaba intermitentemente a oscuras, sino porque la marca de la cómoda comenzó a adquirir un tono rojizo que la hacía destacar más del mueble.
   Completamente inmóvil y sin dejar de vigilar la dichosa marca, esperó a que las luces volvieran a permanecer fijas. Luego, con pasos lentos y precavidos, como si temiese despertar a una bestia dormida, se dirigió al baño, pero la caída de un nuevo rayo apagó todas las luces dejándole totalmente a oscuras. No obstante, la oscuridad solo duró unos instantes, pues la marca comenzó a iluminarse nuevamente, primero con un tenue fulgor y después con la potencia de un foco industrial, proyectando un haz cobrizo desde el propio mueble hasta el techo.
  Darío estaba asustado, eso era innegable, respiraba entrecortadamente y notaba el corazón desbocado, miraba la extraña luz y después a su alrededor, esperando ya que sucediera cualquier cosa. Y a punto estuvo de sufrir un paro cardiaco cuando unos fuertes golpes sonaron por toda la habitación. Golpes que se repitieron tras unos instantes, después se oyó una voz:
    —Señor Morales, soy Klauss. Disculpe que le moleste, pero…
   Darío no escuchó el resto de la frase, ya se imaginaba al hombre con un hacha en la mano, lista para cortarle por la mitad en cuando echara la puerta abajo. Y su imaginación iba más allá, predecía la conversación que tendría el matrimonio gerente del hostal después de matarle:
    «Querida, tú esconde el coche que yo me desharé del cadáver».
    «Sí, querido, pero no tardes mucho, que el asado está en el horno y se va a pasar».
    Más golpes en la puerta le devolvieron a la realidad, y coincidiendo con la llamada la luz procedente de la marca comenzó a atenuar su fulgor hasta apagarse.
    —Señor Morales —insistía Klauss—, le traigo una linterna, se ha ido la luz en todo el edificio. —Tras unos instantes esperando una respuesta que no llegó, continuó—: Oiga, ¿está usted bien? ¿Necesita ayuda?
    Le traía una linterna, y se preocupaba por su bienestar, tenía que reaccionar y dejar de imaginar cosas raras, aunque dudaba que la marca iluminándose hubiera sido producto de su imaginación. No obstante, se dirigió hacia la puerta, no sin alejarse todo lo posible de la cómoda.
   Cuando por fin abrió la puerta se encontró allí a Klauss con cara de preocupación, sosteniendo la mencionada linterna en una mano y un juego de llaves en la otra.
    —Ah, señor Morales, me tenía preocupado, estaba a punto de entrar para comprobar si estaba… —No terminó la frase, la expresión de pánico y aturdimiento de su inquilino le habían enmudecido—. ¿Se encuentra bien? ¿Quiere que avise a Ritta para que le prepare una tila?
   —Yo… yo… ¿Ha visto eso? —preguntó Darío girándose y señalando la cómoda.
   —¿El qué? —El gerente recorrió la habitación con la linterna.
   —Eso, ¿no lo ve? La cómoda, la marca, la luz que salía de ella.
  Klauss le mirada extrañado, Darío estaba balbuceando incoherente y parecía estar asustado de un mueble. Justo en ese instante la luz regresó e iluminó la habitación.
  —Señor, ese mueble es una vieja reliquia familiar, lo trajimos con nosotros cuando dejamos nuestro país para venir aquí. —La explicación de Klauss no parecía convencerle—. Tal vez debería usted sentarse y…
   —¡No! —le cortó bruscamente, aunque luego se arrepintió de ello—. Yo solo es que… ¿De verdad que no lo ha visto?
   Klauss negó con la cabeza y esperó paciente a que Darío se calmase, y este dudaba ya de si lo que había visto había sido real o no. Lo mejor sería irse de inmediato de aquel lugar, pero la tormenta seguía descargando lluvia con furia y tan agitado como estaba tendría un accidente en cuanto se pusiera al volante. Aunque tal vez podría hacer otra cosa.
    —¿Podría cambiar de habitación?
Klauss le miró extrañado por la inesperada petición, pero accedió. Le ayudó a recoger sus cosas y le guió por el porche, pasando delante de varias puertas y abriéndolas todas hasta que su inquilino indicó la habitación que prefería, la que estaba más alejada de donde inicialmente se había alojado. Aguardó hasta que este revisara la estancia y diera su conformidad, después se dirigió a la oficina.
    Darío encajó la silla que había en el pomo de la puerta para impedir que la abrieran, después se sentó en la cama de la nueva habitación, abrazando fuertemente la maleta y mirando las paredes desnudas, completamente desprovistas de muebles, eso era lo que quería. Si no tenía más remedio que pasar la noche allí, al menos lo haría lejos de esa maldita cómoda que tantos sofocones le estaba dando.
    Pasó el tiempo, no supo exactamente cuánto, para él fueron horas en ese estado de alerta en el que se encontraba, aunque tal vez solo fueran unos minutos. Poco a poco comenzó a relajar el abrazo sobre la maleta y lentamente sus ojos se fueron cerrando, no quería quedarse dormido, quería permanecer despierto hasta que llegase la mañana, pero con la calma tras tanta tensión acumulada, inevitablemente se quedó dormido. Sin embargo, muy poco duró la tranquilidad del sueño, un sonido estridente le hizo despertarse, un ruido como de arrastrar algo pesado. Abrió los ojos, se incorporó y un grito ahogado escapó de su garganta. Allí estaba, la cómoda, la de la marca, delante de la cama, a menos de un metro de él, amenazante y aterradora. ¿Cómo había llegado hasta allí? La puerta seguía cerrada, la silla, encajada. ¿Qué demonios estaba sucediendo?
   Sin más respuesta que la luz cobriza titilando desde la marca, prometiendo iluminar toda la habitación y quién sabe qué más, Darío se revolvió en la cama, encogiéndose todo lo que pudo hasta acabar de pie sobre el colchón.
   —Esto no está pasando, no está pasando. Solo lo estoy imaginando. Los muebles no se mueven solos, y no se iluminan, por supuesto que no se iluminan.
  Pero la marca seguía aumentando su luz mientras la cómoda se agitaba como si la zarandearan unas manos invisibles, tirando por tierra toda su argumentación.
   —Ha tenido que ser Klauss. Sí, de alguna forma ha entrado y la ha traído. Está loco, se cree que es Norman Bates, tendrá a su madre momificada en el caserón —desvariaba histérico Darío—. Y ese acento tan marcado que tiene, que tienen los dos, seguramente son rusos, o rumanos, sí, rumanos de Transilvania, y son siervos de un vampiro o algo peor. Y esta es su marca, una especie de hechizo para volver locas a sus víctimas antes de dárselas a su señor.
   La luz era cada vez más fuerte, toda la habitación estaba teñida ya de un tono rojizo refulgente. Y mientras, Darío seguía delirando:
   —Y ese nombre, Hostal Vanhttos, ¿qué nombre es ese? Tiene que ser el nombre de algún demonio de su cultura, uno al que invocan para que se alimentase de los huéspedes.
    La cómoda vibraba con un movimiento tan vehemente que parecía que fuese a explotar, pero verla así, extrañamente hizo que Darío reaccionara.
    —Me voy, tengo que irme de aquí —era una orden a sí mismo—. ¡Jódete, maldita! ¡A mí no vas a comerme! —le gritó al mueble mientras saltaba de la cama maleta en mano.
    Corrió hacia la puerta y luchó con la silla para desencajarla, y justo en el momento en que consiguió abrirla Klauss apareció delante de él.
     —Señor Morales, ¿ocurre algo?
     —¡Maldito psicópata! —le gritó mientras le empujaba violentamente para abrirse paso hasta el porche—. Te haces el loco ahora, pero sabes perfectamente lo que pasa.
Salió corriendo hacia el coche mientras buscaba las llaves desesperadamente dentro de la maleta. Consiguió encontrarlas y entrar en el vehículo. Con un derrape sobre el barro, salió a toda prisa alejándose de aquel hostal.
    Klauss se quedó mirando atónito cómo el coche se alejaba bajo la constante lluvia, luego negó con la cabeza, como si aún no pudiese creer lo que había ocurrido. Después se dirigió a la oficina, donde Ritta tejía una bufanda apaciblemente sentada en un sillón.
   —Querida —dijo Klauss mientras dejaba un extraño y afilado instrumento bajo el mostrador—, el señor Morales se ha ido finalmente.
     —Oh, es una verdadera pena —respondió ella afligida dejando el punto—. Parecía un buen hombre, justo como le gustan a él.
    —Sí, y ya solo faltaban unos minutos para que se materializara Vanhttos. —Suspiró desanimado—. En fin, iré a la casa y traeré de la mazmorra a otro huésped para el sacrificio.

lunes, 25 de febrero de 2013

2º Lunes de Ortografía: La Tilde en los Adverbios "Solo"


¡Hola a todos! Queremos dedicar esta segunda entrada temática a otro de los cambios recientes de la Ortografía de la lengua española y que aún no es muy conocido por la mayoría de la población: la eliminación de la tilde diacrítica en el adverbio “solo”.

Hasta ahora, para diferenciar cuándo “solo” funciona como adjetivo (sin compañía, a solas: El niño estaba solo en casa; No le gusta estar solo) y cuándo funciona como adverbio (solamente, únicamente: Sólo se quedó un rato después de la fiesta; En la cartera sólo llevo el bonobús), se colocaba una tilde en este segundo uso adverbial.

Así se evitaba posibles confusiones en algunos casos en los que podía darse ambigüedad, es decir, ambas interpretaciones son posibles y tienen sentido (Trabajo sólo los martes: el resto de la semana no trabajo; Trabajo solo los martes: el resto de la semana trabajan otros compañeros conmigo).

Sin embargo, ahora, tras la última edición de la Ortografía de la lengua española (diciembre, 2010), la RAE dice que se puede prescindir de colocar esta tilde diacrítica* (es opcional), incluso en los casos de ambigüedad. No obstante, la recomendación general de la RAE es que no se tilde nunca “solo”.

Como vimos la semana pasada con los pronombres demostrativos, parece que la RAE busca una simplificación eliminando la tilde diacrítica en cualquier caso. Es una lástima, pues no es lo mismo escribir sólo un libro que escribir solo un libro... ¿Escribiste El Quijote, te diste por satisfecho y te plantaste como escritor? O ¿es que no eres como tantos conocidos escritores y tu libro lo escribiste tú solito, sin un negro que te “ayude”? Ahora tendremos que estar más pendientes que nunca del contexto comunicativo para saber qué se nos está diciendo exactamente...


Pero no entremos en debate, hagamos resumen: poner tilde a “solo” cuando funciona como adverbio se convierte así en una elección del escritor; sin embargo, la RAE recomienda que no se use la tilde ya nunca en ningún caso, ni siquiera cuando pueda haber ambigüedad.

Las editoriales serias, con un corrector que se precie, es decir, que se recicle y conozca las normas actualizadas de la Ortografía y las siga, ya no ponen tilde a “solo” en ningún caso. Pero, por desgracia, hay muchas que van a lo rápido, no se reciclan y no prestan mucha atención a la corrección (sí, triste, pero cierto). Por eso, si alguno de vosotros escribís de forma amateur o profesional y aspiráis a que vuestros textos sean publicados y pasen a la posteridad vuestras palabras, aplicad la recomendación de la RAE, pues al ritmo que van estas sucesivas modificaciones de la ortografía, muy pronto esta recomendación de no tildar pasará a ser obligación. ¡Eso que lleváis adelantado!

Sin embargo, en vuestro escribir del día a día, en textos que no aspiran a perdurar en el tiempo, podemos aprovechar que todavía la RAE no ha declarado orden de caza y captura a nuestra querida tilde diacrítica y podemos utilizarla. ¡Porque es útil! ¿O acaso es lo mismo tener sexo sólo una hora que tener sexo solo una hora? 


*Tilde diacrítica: el acento gráfico que sirve para diferenciar palabras que pueden escribirse igual pero tienen significados o funciones diferentes.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Especial Día Gatuno

¡Hola, utópic@s!

Hoy es 20 de febrero, que no es otro sino el Día Internacional del Gato, y para los que convivimos con estos adorables felinos, una excusa perfecta para celebrar las alegrías que nuestros tiernos bichitos peludos nos dan.

Por ello, como dueña totalmente subyugada por mi gato, esta entrada va dedicada con mucho cariño a todos aquellos que también compartís la pasión y adoración por nuestros amados gatos.


      Porque cuando nos miran con esos ojitos tan dulces no se puede más que sonreír, y por muchas trastadas que hagan, que las hacen, nunca podremos enfadarnos con ellos. 
    ¿Cortinas, sillas y muebles arañados? No pasa nada, sabemos que tener las uñas bien afiladas es muchísimo más importante. 
    La ropa recién lavada y planchada será su mejor cama, a menos que tú quieras acostarte, entonces ellos sí que querrán la cama. Y si se acuestan contigo, ¡no te vayas a mover!, que les molestas y protestan.
     ¿Compraste o te regalaron algo? Ehh, para, ni siquiera intentes abrirlo, antes tendrán que olerlo, inspeccionarlo y dar su visto bueno refregándose. Eso con suerte, porque seguramente decidan quedárselo y tendrás que esperar a que se aburran y lo dejen. 
    Si hay una caja vacía, obviamente será para ellos, aunque pensaras usarla. Poco a poco irán mordisqueándola y destruyéndola, dejando el suelo hecho un asco, pero es su caja, pueden hacer lo que quieran con ella. 
    Porque inventamos nombres impronunciables y ridículos para llamarles, que incluso usamos con orgullo en público cuando hablamos emocionados de sus nuevas hazañas o trastadas.
    Tienen un horario muy estricto, no los molestes: dormir, dormir más, comer, dormir unas horas más, jugar (si ellos quieren), volver a dormir, llamar tu atención, seguir durmiendo, comer otro poco y luego a dormir por el esfuerzo realizado. 
     Si dejas papeles importantes en la mesa, les estás invitando a tomar posesión de ellos, porque tú ves sólo un papel, ellos, un trono. 
   ¿Que no llevan nuestra sangre ni son de la misma especie? Eso no importa, son un miembro de pleno derecho en la familia. Y más de uno (yo la primera) le habrá puesto su apellido en la cartilla del veterinario.
   ¿Son los niños de la casa y unos mimados? No cabe la menor duda, lo saben y se aprovechan, pero ¿quién puede resistirse a ese hipnótico ronroneo, a esas suaves caricias cuando se refriegan por los pies o a esa mirada que te llega al alma? 
   Porque nos sorprenden y emocionan,  nos cuidan y nos dan alegrías, nos regalan su cariño y comparten su vida con nosotros.
     Con todo, sabemos que realmente ellos son los amos y nosotros las mascotas :D

¡Feliz día gatuno!!!

lunes, 18 de febrero de 2013

1º Lunes de Ortografía: La Tilde en los Demostrativos


¡Hola a todos! ¡Bienvenidos! Si no hay incidencias inoportunas, como caídas de la conexión o apocalípticos cortes de luz, este será el primer lunes de muchos dedicando un ratito a la ortografía. Quedáis invitados a esta merienda entre pastas, chocolate y buenas letras :)

Esta primera píldora ortográfica la queremos dedicar a los demostrativos que actúan como pronombres. ¿Se deben acentuar?

Muchos aprendieron que los demostrativos este, ese y aquel (con sus femeninos y plurales) cuando funcionaban como pronombres (Este es mi coche; Entre todos elegí ese) debía llevar tilde diacrítica* (Éste es mi coche; Entre todos elegí ése).

A otros nos enseñaron (a partir de 1992) que en estos casos ya no se ponía tilde diacrítica, a menos que se tratara de un caso en el que pudiera darse ambigüedad (cuando en un mismo enunciado tienen sentido ambas interpretaciones), en tal caso sí se debía poner la tilde.

Estos cambios en las normas ortográficas se deben a las sucesivas revisiones y modificaciones que realiza cada cierto tiempo la Real Academia Española. En la última, la de diciembre de 2010, se ha establecido que a partir de ahora los demostrativos que actúan como pronombres NO deben acentuarse nunca, ni siquiera en casos de ambigüedad.

Se considera que las posibles ambigüedades se resuelven sin más problema por el propio contexto de la comunicación.

Así que, a partir de ahora, chicos, ¡todo se simplifica! No tendremos dudas nunca más: los demostrativos NUNCA llevan tilde.

Esta es mi canción favorita.
Ese es el motivo por el que me fui.
Aquello fue lo mejor que le había pasado jamás.
La chica esa siempre está enfadada.
Vino Andrés y María; esta se quedó después de la fiesta.
Entre todos los dulces prefiero aquel.

Aunque ahora puede plantearse otra cuestión: ¿Por qué las normas no paran de cambiar? ¿Por qué añadir más confusión modificando cada dos por tres las reglas que tanto nos esforzamos por aprender en la escuela (los que las aprendimos XD)? Ese es otro debate, seguro que muy encendido, que algún día podremos tener. Ay, estos señores de la RAE...

*Tilde diacrítica: el acento gráfico que sirve para diferenciar palabras que pueden escribirse igual pero tienen significados o funciones diferentes.


domingo, 17 de febrero de 2013

Nuevas Colaboraciones y Nuevas Secciones

¡Hola, cosmonautas!

Hoy os traigo una gran noticia, que además es doble. Para empezar, tengo el placer de contar con la colaboración de mi querida amiga Aurim en el blog, cuyas aportaciones constituyen la segunda noticia que os traigo: vamos a abrir una sección de ortotipografía. Hablaremos de las normas vigentes, de las reglas ortográficas e incluiremos consejos útiles a la hora de escribir.

¿Y por qué ortotipografía?, os preguntaréis. Porque la lengua es algo vivo y dinámico, que cambia con el uso y el tiempo, y hay muchas cosas que aprendimos en el colegio que ya se han quedado obsoletas. E incluso que no nos enseñaron y es nuestra obligación aprender, investigar y conocer. Formación permanente ;)

Pero no sólo por eso, sino porque todo lo escrito queda registrado y plasmado, perdurará en el tiempo y, con las nuevas tecnologías, podrá dar la vuelta al mundo en menos de un minuto. Ya seas escritor, carnicero o dentista, nadie está a salvo de pifiarla; por ello, si podemos evitar que pasen cosas como estas, mejor que mejor. 




En breve tendremos la primera entrada sobre ortotipografía, pero tranquil@s, prometemos no colgar tochos infumables e interminables, simplemente pequeñas píldoras de sabiduría que nos ayudarán a conocer mejor la lengua (y a evitar pifias como las de antes).

Mientras, os dejamos algunos enlaces muy útiles para consultar dudas.

♣ Diccionario de la Academia Española: http://www.rae.es/drae/

♣ Diccionario panhispánico de la RAE: http://lema.rae.es/dpd/

♣ Wikilengua: http://www.wikilengua.org

♣ Wordreference: http://www.wordreference.com/


viernes, 15 de febrero de 2013

Megaconcurso en el blog Deseo y Oscuridad

¡Hola, cosmonautas!

Hoy os traigo una entrada muy interesante y tentadora. El blog Deseo y Oscuridad de la gran escritora Karol Scandiu celebra su tercer aniversario, y nada mejor que hacerlo con un súper concursazo internacional donde se sortearán más de 50 libros.


Para esta ocasión tan especial, Karol ha reunido las obras de grandes autores como Carlos Sisi, Brianna Callum, Cristina Caviedes, Yolanda Quiralte, Irene Comendador Monty Brox, Juan de Dios Garduño, Lex Bizarre…, y muchos más (demasiados para enumerarlos todos aquí). Y una servidora tiene el honor de estar entre ellos :D

Tenéis hasta el día 15 marzo para participar y llevaros algunos de los estupendos packs de libros que se sortean.


En el siguiente link encontraréis toda la información sobre las bases, el modo de participar, los packs sorteados, etc.: http://deseoyoscuridad.blogspot.com.es/2013/02/super-concursazo-3-aniversario-19-packs.html

¡Así que ya sabéis, a participar tod@s!!!

martes, 12 de febrero de 2013

San Valentín... ¿Amor o Enajenación?


¡Hola, poblador@s de los universos!

Se acerca el 14 de febrero y ya estamos más que inundados por anuncios, promociones y reclamos sobre San Valentín. En la televisión, la radio, internet…, en todos los medios no se habla de otra cosa, es un verdadero aluvión de publicidad. Y no digo nada ya de atreverse a pisar un centro comercial, eso sí que es arte a la hora de promocionar y vender: coges cualquier cosa, le pones un corazón detrás o un lacito rojo envolviéndolo y ya se convierte por obra de magia en algo imprescindible que le tienes que regalar a tu pareja en San Valentín, porque si no regalas algo serás una mala persona y cuando llegue tu hora el karma te dará una bonita patada en el… en tu destino.

Disculpad si me exalto hablando de este tema, pero estas fechas tan artificiales y consumistas no hacen sino despertar y exacerbar mi lado más sociópata. Personalmente me parece un día sin sentido, mejor demostrar tooodo el año lo que se siente por las personas que quieres que hacerlo únicamente un día al año.

Con esta declaración puede que esté tirando piedras sobre mi propio tejado, pero nunca he sido muy políticamente correcta y sí muy fiel a mis principios y mi idiosincrasia. No obstante, aunque yo no esté de acuerdo con las connotaciones que ha adquirido ese día, sí que me parecen estupendas las geniales ideas que la gente está montando para dicha fecha.

Algunas de esas magníficas iniciativas la han puesto en marcha las chicas de Más que Vampiros, que, promocionando la lectura, van a hacer una entrada especial para San Valentín donde recogerán citas, frases, escenas, etc., románticas que aparecen en los  libros. Así que ya sabéis, animaos a participar.

En el siguiente link encontraréis toda la información sobre esta entrada especial: http://www.masquevampiros.com/2013/02/ayudanos-celebrar-san-valentin.html

Y para aquell@s que verdaderamente estéis enamorados y lo queréis gritar a los cuatro vientos y regalar algo especial ese día, mi más sincera enhorabuena. Eso sí, permitidme un consejo: en el bazar de los chinos NO hay nada romántico ;P